miércoles, 9 de junio de 2010

VERONIKA DECIDE MORIR


VERONIKA DECIDE MORIR
PAULO COELHO

Círculo de lectores, 2000
206 pág.

ISBN-84-226-8453-5
"Si algún día pudiese salir de aquí, me permitiría ser loca, porque todo el mundo lo es. Y peores son aquellos que no saben que lo son, porque pasan su vida repitiendo constantemente lo que los otros le mandan".




Verónica dejó de tocar el piano por un instante y vió a Mari allá fuera, afrontando el frío nocturno con escaso abrigo; ¿querría sucidarse?
"No, quien quiso hacerlo fui yo".
Volvió al piano. En sus últimos días de vida había plasmado finalmente su gran sueño: tocar con alma y corazón, como y cuanto quisiera. No tenía importancia que su único auditorio fuese un muchacho esquizofrénico; él parecía entender la música, y era eso lo que le importaba.

Pág. 114